En 2015, mientras caminaba por un paseo muy por encima del mar, por un acantilado, Gaby tuvo una idea; aquí también se puede cultivar café! Unos meses después de hablarlo con amigos y vecinos de la isla, buscando fincas y terrenos,  entendimos;  ya no hay vuelta...